Saltar al contenido

Manto terrestre

manto terrestre
Manto terrestre
El manto es la capa más gruesa de roca sólida caliente en la Tierra. Situado entre la corteza terrestre y el núcleo de hierro fundido, constituye la mayor parte del planeta, representando dos tercios de su masa y el 84% de su volumen. El manto de la Tierra tiene aproximadamente 2.900 kilómetros de espesor.

Características y composición del manto

Las rocas que forman el manto de la Tierra son en su mayoría silicatos (una amplia variedad de compuestos que comparten una estructura de silicio y oxígeno); los silicatos más comunes del manto son el olivino, el granate y el piroxeno. Otro tipo de roca que suele observarse en esta capa es el óxido de magnesio, acompañado de otros elementos como el hierro, el aluminio, el calcio, el sodio y el potasio.

La temperatura del manto es muy variable, con valores que van desde los 1000 ° Celsius (1832 ° Fahrenheit) cerca del límite con la corteza, hasta los 3700 ° Celsius (6692 ° Fahrenheit) cerca de su límite con el núcleo. En el manto, el calor y la presión aumentan a medida que aumenta la profundidad, aproximadamente 25 grados centígrados por kilómetro de profundidad.

La viscosidad del manto también varía significativamente. Por lo general se forma a partir de roca sólida, pero puede volverse más viscoso en los límites de las placas. Se dice que las rocas del manto pueden ser lisas y moverse plásticamente cuando se someten a mucha presión al aumentar la profundidad; esto ocurre a lo largo de millones de años.

Tipos de manto de la Tierra

El manto está dividido en varias capas: el manto superior, la zona de transición, el manto inferior y la región extraña donde el manto se encuentra con el núcleo exterior (D” doble primo).

  • Manto superior
    El manto superior se extiende desde la corteza terrestre hasta una profundidad de aproximadamente 410 kilómetros. Es mayormente roca sólida, pero tiene regiones más maleables que contribuyen a la actividad tectónica. Dentro del manto superior, se pueden reconocer dos capas distintas en el interior de la Tierra: la litosfera y la astenosfera.
  • Zona de transición
    La zona de transición del manto se extiende desde aproximadamente 410 kilómetros hasta 660 kilómetros por debajo de la superficie de la Tierra. Aquí las rocas no se derriten o desintegran, sino que se vuelven mucho más densas. Por lo tanto, la zona de transición impide el intercambio de material entre el manto superior y el manto inferior, y evita que las capas de la litosfera caigan más profundamente en el manto.
  • Manto inferior
    El manto inferior se extiende desde 660 kilómetros (410 millas) hasta aproximadamente 2.700 kilómetros (1.678 millas) por debajo de la superficie de la Tierra. Como era de esperar, el manto inferior es más cálido y denso que el superior y la zona de transición. Sin embargo, es mucho menos dúctil que ambas zonas; aunque el calor hace que las rocas se ablanden, la intensa presión mantiene el manto inferior en estado sólido.
  • D »
    Debajo del manto inferior hay una región estrecha llamada “D”, o “d doble-prima”. En algunas zonas, la “D” es un límite casi tan delgado como una hoja, mientras que en otras tiene gruesas acumulaciones de hierro y silicatos. Los geólogos y sismólogos han detectado áreas de alto derretimiento en esta región. En la base del manto, a unos 2.900 kilómetros por debajo de la superficie, está el límite entre el núcleo y el manto, o CMB. Este punto, llamado la discontinuidad de Gutenberg, marca el final del manto y el comienzo del núcleo exterior líquido de la Tierra.

Importancia del manto terrestre

Debido a que el manto representa la mayor parte del planeta, es fundamental para la geología. De hecho, proporciona la mayor parte de la gravedad de la superficie de la Tierra.

  • Juega un papel importante en la creación del material que encontramos en la superficie del planeta.
  • La zona de transición del manto limita el intercambio de materiales entre el manto superior e inferior, evitando que las capas de la litosfera caigan más profundamente en el interior de la Tierra.
  • Actúa como un manto térmico aislante que cubre el núcleo caliente; sin este efecto, todo en el planeta se carbonizaría.
  • Concentra la radiactividad en los puntos calientes a través de procesos aún no comprendidos.

Vídeos de manto terrestre