Saltar al contenido

Termósfera

termosfera
Termósfera
La termósfera o termosfera es la cuarta capa de la atmósfera, situada por encima de la mesosfera y por debajo de la exosfera. La palabra “termósfera” se deriva de la palabra griega “termo” que significa “calor” y “sfera” que significa “esfera”.

Características de la termósfera

  • Temperatura
    Al igual que en la estratosfera, la temperatura en la termósfera aumenta a medida que la distancia de la Tierra aumenta. Las temperaturas en la parte superior de la termósfera pueden variar entre 500°C y 2.000°C o más, convirtiéndola en la capa más caliente de la atmósfera. Se sabe que la termósfera es normalmente 200°C (360°F) más caliente durante el día que durante la noche.
  • Altura y espesor
    La termosfera se extiende desde aproximadamente 90 km de altitud hasta 500 – 1.000 km sobre nuestro planeta. Su espesor varía de 400 a 900 km.

Composición de la termósfera

  • El aire de la atmósfera inferior está compuesto principalmente por un 80% de moléculas de nitrógeno (N2) y un 20% de moléculas de oxígeno (O2). En la termosfera, el oxígeno atómico (O), el nitrógeno atómico (N) y el helio (He) son los principales componentes del aire. Allí las partículas de gas colisionan con tan poca frecuencia que los gases se separan según los tipos de elementos químicos que contienen.
  • El área de transición entre la termósfera y la mesosfera se conoce como la mesopausia.
  • El área de transición entre la termosfera y la exosfera se conoce como la termopausa.
  • Aunque todavía se considera parte de la atmósfera de la Tierra, la termosfera tiene una densidad de aire tan baja que a menudo se considera parte del espacio exterior. De hecho, la estación y el Transbordador Espacial Internacional orbitan la Tierra en esta capa atmosférica.
  • Se estima que el 99,99% de la atmósfera de la Tierra está por debajo de la termosfera, a pesar de su tamaño. Esto se debe a que el aire en esa capa es extremadamente delgado.

Importancia de la termósfera

La termosfera ayuda a proteger y regular la temperatura de la Tierra absorbiendo gran parte de la radiación UV y los rayos X emitidos por el Sol. Cuando el Sol está más activo, la termosfera se calienta y aumenta de tamaño, incrementando su poder de protección.

Al igual que en los océanos, la atmósfera de la Tierra experimenta olas y mareas que ayudan a mover la energía dentro de ella. Los vientos y la circulación general de la termosfera son fuertes impulsores de estas mareas y olas.

Uno de los fenómenos naturales más sorprendentes y visibles para el hombre se produce principalmente en la termosfera; se trata de la aurora boreal.

Vídeos de la termósfera