Saltar al contenido

Geósfera

Geósfera
Geósfera
La geosfera es la parte interior sólida de la Tierra que está formada por tres capas concéntricas llamadas corteza, manto y núcleo. Sin la geosfera, los humanos no podrían vivir en el planeta, ya que no habría tierra firme. La geosfera de la Tierra contiene rocas, minerales, magma, arena y montañas. Esta capa interactúa con las otras capas del sistema terrestre, incluyendo la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera, y está en un estado de constante movimiento; las rocas sedimentarias, ígneas y metamórficas dentro de la geosfera de la Tierra se reciclan continuamente.

El origen de la geósfera

Se dice que la Tierra se formó hace unos 4.600 millones de años a partir de la colisión de los escombros meteóricos que crearon el sistema solar. Debido a las constantes colisiones durante su formación, la temperatura inicial del planeta era extremadamente alta; todo era materia fundida.

Pero durante la siguiente fase de la formación de la Tierra hubo un enfriamiento, y con él, la diferenciación de las capas de la Tierra. Los materiales densos se hundieron en el centro, formando un núcleo rico en hierro y níquel. El magma más ligero subió a la superficie, formando la capa más gruesa de la Tierra llamada el manto.

Eventualmente, el magma más externo se enfrió para formar la delgada capa que llamamos la corteza terrestre.

Características de la geósfera

  • La geósfera se extiende desde la superficie terrestre hacia el centro de la tierra, alcanzando un espesor de aproximadamente 6.370 km desde la superficie.
  • Se sabe que la geósfera está compuesta en su mayoría por un 35% de hierro, 25% de oxígeno y 18% de silicio.
  • Cuanto más profunda es la geósfera, mayor es su densidad, temperatura y presión.
  • Esta capa cambia constantemente debido a los procesos geológicos que se originan tanto en el exterior como en el interior.
  • Hay ocho placas tectónicas principales que forman la geósfera de la Tierra. Se mueven constantemente, aunque muy lentamente, sólo unos pocos centímetros al año.
  • Las placas tectónicas flotan en una capa de roca fundida llamada astenósfera.
  • El movimiento de los continentes se conoce como deriva continental.
  • Los procesos ocurren continuamente en la geósfera. Un buen ejemplo es el ciclo de la roca, que ocurre cuando la roca se derrite, se solidifica, se erosiona, se deposita, se entierra y finalmente se recicla para comenzar el ciclo de nuevo.

Composición y estructura de la Geósfera

La composición de la geósfera se basa principalmente en rocas y minerales, incluyendo tanto rocas fundidas como metales pesados.

Se dice que aproximadamente el 98,7% de la corteza terrestre está compuesta por sólo 8 elementos:

  • oxígeno (46,6%)
  • silicio (27,72%)
  • aluminio (8,13%)
  • hierro (5.00%)
  • calcio (3,63%)
  • sodio (2,83%)
  • Potasio (2,70%)
  • magnesio (2,09%)

Estos elementos forman los bloques de construcción de la mayoría de los materiales inorgánicos que encontramos en nuestra vida cotidiana, como el vidrio, el hormigón y el acero.

Justo debajo de la corteza está el manto. Se cree que el manto está compuesto principalmente de peridotita, un tipo de roca hecha de hierro, magnesio, silicio y oxígeno.

El núcleo está compuesto principalmente de hierro, con una pequeña cantidad de níquel. El hierro líquido del núcleo exterior es particularmente importante, ya que es la fuente principal del campo magnético de la Tierra.

La mayor parte del conocimiento directo sobre el interior de la Tierra proviene de los 10 km superiores. El conocimiento de los 6.300 km restantes se basa principalmente en pruebas indirectas de estudios de laboratorio y modelos informáticos.

Importancia de la geósfera

La geósfera es importante porque:

Define gran parte del entorno en el que vivimos.

Controla la distribución de los minerales, las rocas y los suelos. La distribución de los recursos minerales, como el petróleo, el carbón, los minerales metálicos, e incluso la arena y la grava, es fundamental para el éxito económico de la mayoría de las naciones.

Genera fenómenos naturales que dan forma a la Tierra e impactan en nuestras vidas. Aunque la distribución de las plantas, y por lo tanto de los animales, está en gran medida controlada por el clima mundial, también varía en respuesta a los cambios en la elevación y la distribución del suelo.

La distribución de las montañas, la posición de los continentes, la forma del fondo marino y la ubicación de los principales ríos y lagos son en gran medida el resultado de procesos que ocurren en la geósfera.

La geósfera es particularmente importante por la forma en que interactúa con las otras capas de la Tierra. Por ejemplo, se cree que la evolución de la atmósfera moderna es un producto combinado de procesos geológicos (desgasificación volcánica, meteorización de las rocas, oxidación del hierro) y procesos biológicos como la fotosíntesis. Se ha sugerido que parte del agua que compone el océano del mundo se originó en el vapor volcánico.

Los seres humanos dependen de la geósfera. Es allí donde encontramos la riqueza mineral en forma de metales, carbón y petróleo. La topografía de la superficie, combinada con el movimiento del agua a través del paisaje y la distribución de los suelos fértiles, es el factor dominante que determina dónde cultivamos nuestros cultivos y cuán exitosos pueden ser. Se ha demostrado que las primeras civilizaciones de Asia, África, América del Norte y América del Sur prosperaron donde las condiciones eran buenas para el cultivo.

Vídeos de la geósfera