Saltar al contenido

Ionosfera

ionosfera
Ionosfera
La ionosfera o la ionosfera es una región de la atmósfera terrestre que contiene un número relativamente grande de átomos y moléculas cargadas eléctricamente. Estas partículas cargadas son creadas por la radiación extraterrestre (principalmente del Sol) en los átomos y moléculas de aire neutros de la atmósfera.

Ionosfera

La ionosfera o la ionosfera es una región de la atmósfera terrestre que contiene un número relativamente grande de átomos y moléculas cargadas eléctricamente. Estas partículas cargadas son creadas por la radiación extraterrestre (principalmente del Sol) en los átomos y moléculas de aire neutros de la atmósfera.

La ionosfera se superpone a la mesosfera, la termosfera y la exosfera.

La ionosfera comienza a una altura aproximada de 50 km (30 millas) sobre la superficie de la Tierra, pero es más clara e importante a partir de los 80 km (50 millas). En las regiones superiores de la ionosfera, comenzando a cientos de kilómetros sobre la superficie y extendiéndose decenas de miles de kilómetros hacia el espacio, se encuentra la magnetosfera, una región en la que el comportamiento de las partículas cargadas se ve muy afectado por los campos magnéticos de la Tierra y del Sol.

Las capas de la ionosfera

Anteriormente se pensaba que la ionosfera estaba compuesta por varias capas distintas, que se identificaban por las letras D, E y F; la capa F se dividió más tarde en las regiones F1 y F2. Sin embargo, ahora se sabe que estas capas no son particularmente distintas. A pesar de esto, el esquema de denominación original aún persiste.

  • Región D
    La región D es la región ionosférica más baja, y alcanza altitudes de entre 70 y 90 km (40 a 55 millas). La región D difiere de las regiones E y F porque sus electrones libres desaparecen casi completamente durante la noche, cuando se recombinan con los iones de oxígeno para formar moléculas de oxígeno eléctricamente neutras.
  • Región E
    La Región E también se conoce como la capa Kennelly-Heaviside, en honor al ingeniero eléctrico estadounidense Arthur E. Kennelly y al físico inglés Oliver Heaviside. Se extiende desde una altitud de 90 km hasta aproximadamente 160 km. A diferencia de la Región D, la ionización de la Región E permanece durante la noche, aunque se reduce considerablemente.
  • Región F
    La región F se extiende desde una altitud de aproximadamente 160 km (100 millas). Esta región tiene la mayor concentración de electrones libres. Aunque su grado de ionización persiste con pocos cambios durante la noche, se produce un cambio en la distribución de los iones. Durante el día se pueden distinguir dos capas: una pequeña capa conocida como F1 y, por encima de ella, una capa dominante altamente ionizada llamada F2. Durante la noche se fusionan a nivel de la capa F2, también conocida como la capa de Appleton.

Importancia de la ionosfera

La ionosfera es de gran importancia para el desarrollo de la humanidad, ya que influye en la propagación de las ondas de radio a lugares distantes del planeta, así como entre los satélites y la Tierra. También hace que se produzcan las bellas auroras y nos protege de las peligrosas radiaciones del espacio exterior.

La ionosfera es una capa que se superpone a la mesosfera, la termosfera y la exosfera. La mesosfera protege al planeta de las masas de roca celeste que entran en la atmósfera de la Tierra; la termosfera ayuda a proteger y regular la temperatura de la Tierra absorbiendo parte de la radiación UV y los rayos X emitidos por el Sol; la exosfera es la primera línea de defensa del planeta contra los rayos del Sol.

Características de la ionosfera

La ionosfera es un sistema dinámico, en constante cambio, gobernado por múltiples parámetros, de los cuales todas las variaciones que ocurren en la atmósfera tienen una influencia notable, como

  • La variación de las condiciones climáticas,
  • Emisiones electromagnéticas
  • Las variaciones que ocurren en el campo magnético de la Tierra
  • Por lo tanto, la ionosfera puede ser considerada como un monitor de alta precisión de los cambios atmosféricos. De hecho, se han realizado numerosos estudios para, por ejemplo, medir las variaciones ionosféricas y utilizarlas para predecir los terremotos que se producirán en la Tierra.

Un caso real de aplicación de estas medidas fue el terremoto de mayo de 1960 en Chile, en el que se detectó un aumento en la generación de emisiones electromagnéticas (EME) en la ionosfera 6 días antes del terremoto. El método más preciso que se utiliza actualmente para medir estas variaciones ionosféricas son los ionogramas. Para tratar cada una de las peculiaridades que ocurren en la ionosfera, se estructuró en una serie de regiones.

Vídeos de la ionosfera